jueves, 25 de octubre de 2012

Otro gran aliado: La maquina de remo

El remo es probablemente uno de los mejores ejercicios de cuerpo entero que puedes conseguir. A diferencia de otros ejercicios que solo trabajan ciertas partes del cuerpo o serie de grupos musculares a la vez, el ejercicio en remos trabaja todo el cuerpo, los principales grupos musculares. Pero la máquina de remos no solo que trabaja los grandes grupos musculares sino que también se trata de un ejercicio cardiovascular excelente.

Cada movimiento involucrado en remar involucra un grupo muscular específico, aunque como un todo. Durante el movimiento hacia adelante trabajan los abdominales y las piernas. Tus brazos, espalda, hombros y abdomen, aunque también otras partes de las piernas se involucran en el movimiento de empujar hacia atrás.

Pero además como se trata de un movimiento fluido, un movimiento que se hace continuo y todo a la vez el ejercicio se vuelve amable con tus articulaciones. De paso hay que decir que no tienes que bloquear los codos ni trabar las rodillas al remar, un error común que se comete.La razón para remar en estos aparatos es que dada la naturaleza del ejercicio probablemente producirá resultados más rápido que otros métodos de ejercicio. Por lo tanto no hay necesidad de empujar más duro de lo necesario. De por sí acelerarás tus resultados.
Un buen ejercicio de remos puede quemar entre 500 y 800 calorías en una hora. Pero no solo que bajarás de peso sino que también tonificarás y hasta ganarás masa muscular, lo que es bueno ya que el músculo es un tejido que quema calorías de manera más eficiente que la grasa.


Comienza a tu propio ritmo. La máquina de remos te permitirá establecer tu propio nivel de resistencia. Si no estás acostumbrado a la actividad intensa del remo entonces tienes que comenzar con el mínimo de resistencia. Muchas máquinas de remos te permitirán un nivel de resistencia del 1 al 10. Cuando comiences tu programa comienza con una resistencia no mayor a 3. En muchas máquinas incluso se puede programar la distancia. Comienza con 200 o 300 metros, o menos si lo prefieres. Siempre puedes agregarle más tiempo dependiendo de cómo te sientas. Más adelante puedes desafiarte tanto como puedas.
Incrementa la velocidad durante la segunda semana de ejercicio con los remos o la resistencia. Algo que puedes hacer es combinar un incremento de ambas. No tienes que pasarte a lo más alto como si te estuvieras preparando para las últimas olimpiadas, lo único que tienes que hacer es aumentar el mínimo ambas, una rayita, un nivel o lo que sea. El tiempo es otro factor que puedes modificar. Comienza la primera semana con 20 minutos. Si sientes que a la segunda semana todavía sigue siendo muy agotador mantenlo otra semana más. Luego aumenta cinco minutos extra. Tu objetivo es llegar a la hora remando eventual y paulatinamente. O puedes apuntar al kilómetro, o a los dos kilómetros y así. De ti depende mantener el ejercicio desafiante. Que subirte a la máquina de remos sea un desafío agradable. Los resultados que comenzarás a ver apoyarán a tu motivación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario