viernes, 19 de octubre de 2012

Sobreentrenamiento

El sobreentrenamiento es un proceso que aparece como consecuencia de la práctica deportiva continuada e intensa durante largos períodos de tiempo. Nos lleva a un punto de estancamiento en nuestro progreso e incluso puede afectarnos hasta llegar a un estado tal de fatiga que llegue a alterar nuestro equilibrio emocional. Es una condición orgánica considerada por algunos autores como prepatológica.

Como todo proceso patológico el sobreentrenamiento no aparece de golpe y sin previo aviso si no que presenta una serie de avisos en forma de síntomas que conviene identificar para poder evitar su consolidación.
Recuerden que el mejor de los entrenamientos no será jamás productivo si no aprendemos a aplicar una serie de acciones que permitan a nuestro organismo recuperarse de forma completa. Las más importantes son una buena alimentación, descanso suficiente, ayudas ergogénicas y terapias pasivas (masaje, electroterapia, hidroterapia, técnicas de relajación, etc.).

Causas
  • Práctica intensa y continuada durante largos periodos de tiempo.
  • Tiempo de recuperación insuficiente.
  • Aumentos rápidos en la intensidad y/o en el volumen del entrenamiento.
  • En ocasiones asociado o favorecido por la presencia de determinados factores como la ansiedad, depresión, stress, dietas insuficientes, falta de sueño.
El cansancio crónico exige un descanso de varios días e incluso, a veces, semanas según la gravedad del estado.
El reposo debe cubrir un doble objetivo, por un lado conseguir la recuperación orgánica y por otro, devolver el equilibrio emocional.
Los síntomas iniciales de sobreentrenamiento pueden superarse, sencillamente, con una disminución de la frecuencia de los entrenamiento, de tal forma que los músculos tengan más tiempo para recuperarse. Si ello no bastara procederíamos a un ligero descenso del volumen de entrenamiento (series totales por grupo muscular) e incluso del porcentaje de intensidad. Por último, en el caso de que el cansancio crónico esté plenamente consolidado, recurriremos al descanso total.
En definitiva, no solo hay que entrenar, también disfrutar de las posibilidades que nos da la vida, relajarse con un atardecer, cenar con los amigos sin preocuparnos de las calorías, practicar nuevos deportes, dormir una siesta, leer un buen libro.... Pero tampoco te pases que hay que seguir trabajando duro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario