viernes, 21 de diciembre de 2012

Calorias. No es tan simple.



Cuando empezamos una dieta para perder peso, generalmente nos referimos a la grasa. La grasa es la culpable de que se nos vea fofos pero mucha gente cree que perder peso pierda lo que pierda es bueno. Se equivocan, si perdemos masa muscular estamos bajando nuestro metabolismo, menos músculo=menos consumo calórico, además dejamos espacio para que ese lugar lo llene la grasa que no quemamos.
Una de las cosas que mas nos fijamos a la hora de elegir una dieta son las calorías, pero no es lo principal. Hay muchos factores que intervienen en la alimentación a la hora de elegir una dieta.


Creer que todo depende de las calorías es un error muy común y grave. Perder, ganar o mantener el peso es una cuestión muy sencilla, lógica y matemática. Ingieres más calorías de las que gastas y ganas peso, ingieres menos calorías de las que gastas y pierdes peso, ingieres la misma cantidad de calorías de las que gastas y mantienes el peso. Lo que sucede es que va más allá de eso, como expliqué anteriormente, nuestro objetivo no debe ser perder peso sino perder grasa. No es lo mismo comer 1000kcal en carbohidratos que las mismas 1000kcal en una mezcla entre carbohidratos, proteínas y grasas.  Si por ejemplo necesitas 2000kcal para mantener tu peso al día y sólo ingieres 1500kcal pero todas ellas son provenientes de carbohidratos, efectivamente bajarás de peso, pero aun así, le diste a tu organismo un exceso de carbohidratos, lo cual te conducirá a almacenar grasa por otros procesos, además que no le diste a tu organismo las grasas ni proteínas que necesita. El resultado final será que bajaste de peso pero tendrás más grasa que al principio y mucha menos masa muscular, lo que se traduce en que estarás muchísimo más flácido(a) y gordo(a) a pesar de haber perdido peso.

No pienses que ahora te voy a dar una dieta que cambiara tu vida y te hará fino y esbelto, eso se lo dejo a los profesionales de la alimentación, endocrinos, nutricionistas y personas con una titulación y capacidad demostradas.

El proceso de pérdida de grasa puede lograr acelerarse a través de una correcta alimentación y ejercicio, pero existe un límite en cuanto a la velocidad con la que puedes perder grasa sin afectar tu masa muscular. Cualquier “dieta” que te ofrezca bajar mucho peso en poco tiempo no es una buena opción. Significa que perderás mucha masa muscular, lo que ralentizará tu metabolismo y luego engordarás mucho más comiendo lo mismo que comías antes (famoso efecto rebote).

Para perder grasa debes hacer ejercicio y cuidar tu alimentación, consumir suficientes proteínas de alta calidad con carbohidratos principalmente de bajo índice glucémico y grasas suficientes y de fuentes saludables como aceite de oliva, nueces, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario