martes, 11 de diciembre de 2012

INDISPENSABLE: Cuaderno de entrenamiento.


Si queremos obtener resultados, el planteamiento y la estrategia son imprescindibles. Siguiendo una rutina solo vemos nuestro plan por unas semanas, realizas los ejercicios pero olvidas el fin en si. Para ello tenemos una solución global, que nos evitara pérdidas de tiempo, nos mantendrá motivados al observar los progresos, podemos corregirnos con facilidad y nos da un enfoque mucho más amplio de nuestro entrenamiento.

Además no importa la actividad que hagas, el tener un cuaderno de entrenamiento es útil para cualquier deportista.


No hay un formato establecido, te puedes prepara tu propio cuaderno como tu quieras, ya sea sobre papel o mediante algún formato digital, puedes utilizar una tablet o un cuaderno de anillas, pero recuerda que tiene que ser fácil de usar.

Para hacer tu propio cuaderno tienes que tener presente varios aspectos que vamos a tratar.






Objetivos

Toda acción es realizada con un fin. Hay que fijar siempre unos objetivos tanto al corto como al largo plazo.
Pero no te vayas a engañar, un objetivo poco realista puede ser peor aún que no tener un objetivo claro. No te puedes marcar una meta sin tan siquiera saber donde teóricamente va ha llegar el camino.
Aquellos objetivos a largo plazo que son tomados como objetivos a corto plazo (ejemplo: para alguien que empieza en el mundo del triathlon , querer hacer una buena marca en un Ironman es un objetivo al largo plazo. Tomarlo como un objetivo al corto plazo es plantearse un objetivo poco realista.
  • Plantearse un objetivo sin tener en cuenta las limitaciones físicas, sociales y personales propias. Alguien que estudia en la universidad y asiste a academias no puede plantearse un objetivo a gran escala por no disponer del tiempo suficiente.
  • Debemos saber aprovechar nuestras propias virtudes para alcanzar la meta final.



  • Proyección de futuro al medio/largo plazo

    Entrenar pensando en el ahora e ir improvisando sobre la marcha es la mejor forma que existe de perder el tiempo en el gimnasio o en la pista. Es más, ni tan siquiera una rutina de uno o dos meses evitará que suceda esto, ya que no hay una visión a gran escala del entrenamiento.
    El entrenamiento no se basa solo en una cualidad física. Por ejemplo, muchas personas planifican sus entrenamientos en base a una rutina de hipertrofia por un mes. Cuando terminan la rutina, buscan otra y siguen entrenando. Y eso no es lo correcto.
    Es obligatorio hacer una planificación al medio/largo plazo sobre qué se va a hacer si de verdad quieres obtener resultados. No esperes milagros por variar simplemente los ejercicios de tu rutina, sin entrenar fuerza nunca conseguirás una buena hipertrofia. Esta planificación debe tener en cuenta todas las cualidades físicas necesarias e irlas programando a lo largo del plan de entrenamiento. 



    Representación de la progresión

    Si no notamos progresos abandonamos lo que estamos haciendo. La progresión y la motivación van siempre de la mano por lo que es extremadamente importante que sepamos medir nuestros progresos de diferentes puntos de vista.
    Si tu representación de la progresión se basa en mirarte en un espejo para ver si estas mejor estás cometiendo varios errores: no puedes medir la retención de líquidos, no puedes medir tus ganancias en fuerza, no puedes ver tu resistencia al entrenamiento, etc. Si bien esta observación ante el espejo es necesaria, no tenemos que parar ahí.
    Nuestro cuaderno de entrenamiento siempre debe incluir nuestras marcas personales o RMs, es decir, el mayor número de repeticiones con el que hemos podido hacer con cierto peso en un ejercicio en musculación o tiempo en realizar cierta distancia en atletismo o natación. Es un modo sencillo y sumamente efectivo para medir nuestros progresos. Así mismo, es importante recordar que no solo deben existir récords de peso máximo, también existen récords de máximo número de repeticiones con un peso dado, récords de máximo número de series con un tiempo de descanso dado, etc.
    Aun así, este método falla en casos específicos. En el mundo de la musculación acaba importando más el resultado estético. El método más fiable para ver este progreso, sin duda, es tomándonos las medidas periódicamente.





    Apuntes de sensaciones y dificultades

    Es probable que te acuerdes de tu entrenamiento hace una semana, sin embargo es igual de probable que no te acuerdes del que realizaste hace uno o más meses. Esas sensaciones y dificultades no pueden ser siempre corregidas en la misma sesión de entrenamiento pero sí puede solucionarse pensando en frío, meditando y consultando información desde tu casa.
    Los apuntes son esenciales a la hora de corregir planes de entrenamiento. Cuando llega la hora de la verdad, la hora de realizar un entrenamiento, aquello que se ha planificado en un papel es teórico y no siempre aplicable, los apuntes nos ayudan a encontrar esos errores y buscar la manera de solucionarlos.



    Eventos importantes

    Cualquier atleta o deportista debe conocer en qué eventos quiere competir esa temporada para planificar los entrenamientos en función de la fecha dada. Siempre debemos tener estos eventos en nuestra cabeza puesto que representan un fin de nuestro entrenamiento y, por ello, el resultado obtenido en el mismo influirá en nuestra motivación.
    En el caso específico de la musculación no existen eventos como tal salvo que se dedique profesionalmente al culturismo. Sin embargo existen unas “fechas” que suelen marcar un cambio de entrenamiento. Una fecha muy utilizada en la musculación para cambiar la dieta y el entrenamiento es el verano, donde unos meses antes comienza el periodo de definición por motivos estéticos.



    Ahora ya sabes que además del agua y la toalla no se te puede olvidar tu cuaderno cuando vayas a entrenar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario