jueves, 20 de diciembre de 2012

Remo en barra T



Es un ejercicio de la vieja escuela del culturismo, excelente para trabajar la espalda en tamaño y potencia. Aunque es conocido, no es muy utilizado por principiantes o culturistas intermedios. En los años setenta y ochenta la máquina para hacer el remo con barra T era habitual en los gimnasios, pero en la actualidad está desaprovechada porque los centros deportivos están más orientados al fitness.
El remo con barra T no es para los débiles y, prueba de su dureza, es que pocos lo incluyen en su programa. Sin embargo, seguid el consejo de Arnold: buscad la máquina de remo T en vuestro gimnasio, quitadle el polvo y construid unos dorsales monstruosos.

Si no dispones de esa maquina, todo lo que necesitas es una barra cargada por un lado y un rincón libre dónde apoyar el otro extremo y ya estas preparado para remar. Una de las claves para el éxito en la barra T es tragarte tu orgullo y cargarla con discos pequeños. La razón es que así dispondrás de mayor ángulo de recorrido y los discos de 20 kilos al ser más grandes tocarían el suelo y el pecho limitando el recorrido durante la serie. Si llenas la barra con discos de 10 kilos podrás sobrecargar la espalda y ganar una gran cantidad de recorrido tanto en las subidas y bajadas de la repetición.


Ejecución:

Colocaos sobre la barra con los pies separados la misma distancia que entre los hombros, doblad las rodillas y coged los agarres de la barra con las manos por encima. Elevad el torso para que forme un ángulo de 45º, expandid el torso y, sin agachar la cabeza, levantad el peso hasta que toque el pecho. Mantened los hombros hacia atrás para que la tensión recaiga sobre los dorsales. Después, realizad la fase negativa hasta tener extendidos los brazos, pero sin que el peso toque el suelo. Debéis concentraros en la parte superior de los dorsales y seguir una ejecución estricta para evitar las lesiones. Si os estáis balanceando o dobláis las rodillas, es la señal de que el peso es excesivo. Recordad que con este ejercicio pretendéis ganar masa en la parte superior de la espalda, así que la zona lumbar y las piernas deben estar quietas en todo el recorrido.

El remo con barra T no es para los débiles y, prueba de su dureza, es que pocos lo incluyen en su programa. Sin embargo, seguid el consejo de Arnold: buscad la máquina de remo T en vuestro gimnasio, quitadle el polvo y construid unos dorsales monstruosos.

Si no dispones de esa maquina, todo lo que necesitas es una barra cargada por un lado y un rincón libre dónde apoyar el otro extremo y ya estas preparado para remar. Una de las claves para el éxito en la barra T es tragarte tu orgullo y cargarla con discos pequeños. La razón es que así dispondrás de mayor ángulo de recorrido y los discos de 20 kilos al ser más grandes tocarían el suelo y el pecho limitando el recorrido durante la serie. Si llenas la barra con discos de 10 kilos podrás sobrecargar la espalda y ganar una gran cantidad de recorrido tanto en las subidas y bajadas de la repetición.


Ejecución:

Colocaos sobre la barra con los pies separados la misma distancia que entre los hombros, doblad las rodillas y coged los agarres de la barra con las manos por encima. Elevad el torso para que forme un ángulo de 45º, expandid el torso y, sin agachar la cabeza, levantad el peso hasta que toque el pecho. Mantened los hombros hacia atrás para que la tensión recaiga sobre los dorsales. Después, realizad la fase negativa hasta tener extendidos los brazos, pero sin que el peso toque el suelo. Debéis concentraros en la parte superior de los dorsales y seguir una ejecución estricta para evitar las lesiones. Si os estáis balanceando o dobláis las rodillas, es la señal de que el peso es excesivo. Recordad que con este ejercicio pretendéis ganar masa en la parte superior de la espalda, así que la zona lumbar y las piernas deben estar quietas en todo el recorrido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario