jueves, 3 de enero de 2013

Si vas a hacer trampas.......hazlas bien.



A veces romper las reglas es la única manera de conseguir lo que quieres. El curl con barra hecho estrictamente debería ser el mejor ejercicio para cualquiera que busque brazos más grandes, pero llega un momento en que hacerlos como dice el manual del ejercicio perfecto no será suficiente para hacerlos crecer mas. Mediante el uso de un poco de impulso y la técnica adecuada, puedes hacer que tus bíceps trabajen más duro que con el ejercicio más seguro.

El clásico curl con barra te pone en desventaja mecánica. Con el peso en el frente de tu cuerpo, no tienes la palanca necesaria para levantar cargas muy grandes. Cuando realizas el entrenamiento hasta el punto de que los curl se hacen con mucho peso, te encuentras en un punto de conflicto a medio camino entre poder y no, y puedes comenzar a sentir dolor en el tendón del bíceps que se conecta al hombro. La solución es utilizar el poder de tus caderas para conseguir levantar la barra. Hecho con control, no perderás la tensión en ningún momento, como la pierdes si te inclinas demasiado, como hace la mayoría. De hecho, se proporciona la ventaja mecánica necesaria para coger más peso con un menor riesgo de lesión y la entrega de un estímulo de crecimiento mayor.

Aprende a hacer trampa:


Sujeta la barra con las manos separadas a la anchura de los hombros y las rodillas ligeramente dobladas. Tus abdominales se deben tensar y pon recta la zona lumbar.

1. Empuja las caderas hacia atrás con lo que se inclina el torso hacia adelante unos pocos grados.
 

2. Extiende fuertemente tus caderas y comienza el curl por lo que el impulso te ayuda a subir la barra hasta la mitad.
 

3. A medida que la barra pase el punto de estancamiento, inclínate un poco hacia atrás (con los abdominales tensos y las rodillas dobladas todavía).
 

4. Enderezar el torso al llegar a la parte superior-la posición final normal para un curl.


No hay comentarios:

Publicar un comentario