martes, 5 de febrero de 2013

El Calcio, un micro-nutriente a tener muy en cuenta




El calcio es el mineral más abundante que se encuentra en el cuerpo humano: los dientes y los huesos son los que contienen la mayor cantidad. Los tejidos corporales, las neuronas, la sangre y otros líquidos del cuerpo contienen el resto del calcio.

 Los iones de Calcio actúan en el organismo como cofactor en muchas reacciones enzimáticas, intervienen en el metabolismo del glucógeno y, junto con el potasio y el sodio, regulan la contracción muscular.


Beneficios del Calcio

  • El Calcio es esencial para el crecimiento y la formación de hueso nuevo y para mantener la fortaleza y la densidad de los huesos
  • Ayuda en el tratamiento y la prevención de la osteopenia y la osteoporosis (huesos frágiles que se rompen fácilmente)
  • Es utilizado como uno de los ingredientes de muchos antiácidos
  • A menudo es utilizado para controlar los altos niveles de magnesio, fósforo y potasio en la sangre
  • Hay buena evidencia de que el Calcio puede ayudar a controlar la presión arterial alta
  • Ayuda a mejorar los síntomas del Síndrome Premenstrual
  • Podría intervenir en la prevención de ciertos tipos de cáncer. El Calcio y la vitamina D pueden ayudar a prevenir el cáncer de mama en mujeres premenopáusicas. Los datos científicos al respecto aún no son concluyentes
  • El Calcio también se ha incluido en programas para perder peso. Los resultados aún no son concluyentes
Al contrario de lo que mucha gente piensa, dentro de nuestros huesos se desarrolla una gran actividad biológica. Continuamente los huesos se están renovando y el tejido óseo viejo se está continuamente reemplazando por tejido nuevo. Durante la niñez y la adolescencia se crea más tejido óseo que el que se destruye. Sin embargo, en algún momento, posiblemente cercano a los 30 o 35 años de edad el proceso se invierte y comenzamos a perder más tejido óseo del que podemos reemplazar. En las mujeres al llegar la menopausia (cesación natural de la menstruación) se acelera el proceso ya que los ovarios dejan de producir la hormona femenina conocida como estrógeno, una de cuyas funciones es preservar la masa ósea.

Muchos alimentos contienen calcio, pero los productos lácteos son la mejor fuente. La leche y sus derivados tales como el yogur, el queso, la mantequilla contienen una forma de calcio que el cuerpo puede absorber fácilmente.
Las hortalizas de hojas verdes como el brócoli, la col rizada, la berza común, la mostaza, los nabos y el repollo chino son buenas fuentes de calcio. Tambien el salmon, las sardinas, las almendras, las nueces de brasil, semillas de girasol y legumbres secas.

La dosis recomendada depende de muchos factores como edad, sexo, medicamentos y densidad de los huesos. El consumo diario de calcio recomendado es de, aproximadamente, 1000-1500 miligramos.

También puedes obtener el Calcio consumiendo suplementos naturales, los cuáles suelen incluirlo en forma de carbonato de calcio (más económica) o de citrato de calcio. Para que el cuerpo haga uso del Calcio adecuadamente, también es necesario obtener suficiente vitamina D y magnesio.

Recuerda:

-No tomes una dosis de calcio superior a 500mg a la vez, el cuerpo no es capaz de asimilar mas que eso de una sola vez.
-Cocina los alimentos en una pequeña cantidad de agua durante el menor tiempo posible para conservar más calcio en la comida que consumes.
-Ten cuidado con respecto a los alimentos ricos en calcio que consumes. Ciertas fibras como el salvado de trigo y alimentos con ácido oxálico (espinaca y ruibarbo) se pueden adherir al calcio e impedir que éste se absorba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario