jueves, 7 de marzo de 2013

Tonifica tus abdominales con elevaciones de piernas acostado.

 

Mira como sacar el máximo partido a las elevaciones de piernas cuando no te puedes colgar.
En el pasado, siempre que hemos pedido a nuestros entrenadores un entrenamiento de alto nivel para los abdominales, un ejercicio siempre se repite en cada programa: elevaciones de pierna colgando. Todos estamos de acuerdo en que ningún programa de entrenamiento es completo sin el bajo abdomen y el trabajo flexor de la cadera, y las elevaciones de la piernas es la mejor manera de conseguir hacer ese trabajo.

¿Qué sucede, sin embargo, cuando no se tiene nada para colgarte? Acuéstate en una mesa o en el suelo, y  llevar a cabo la segunda mejor opción: Elevaciones de piernas acostado. Hecho correctamente, la elevación de piernas acostado ofrece todos los beneficios de las elevaciones de pierna colgado sin la necesidad de una barra. Aquí está la manera de incorporar este movimiento en tu rutina.


La Técnica


1. Usa una mesa, si hay una disponible. Deja que tus piernas cuelguen del borde, aumentará tu rango de movimiento.

2. Coloca las manos debajo de tus glúteos con las palmas hacia abajo. Mantén las piernas lo más rectas posible, y mantén una mancuerna entre tus pies si deseas mayor resistencia.

3. Lentamente levanta las piernas perpendiculares al suelo. Mantén la contracción en la parte superior por un segundo, luego baja lentamente las piernas hasta la posición inicial.


Programación

1. Mayor peso y volumen es igual a músculos más grandes. Evita la distensión abdominal con pesos moderados con repeticiones de calidad.

2. Aumenta el grado de dificultad con cables o bandas.

Visualiza tu cuerpo como un músculo que está tratando de alargarse y contraerse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario