lunes, 10 de junio de 2013

Aprovecha el mar este verano para nadar.



Si te gusta pasar las vacaciones en la playa, o vives cerca de una, tienes una gran piscina para hacer tus ejercicios de natación  Aprovecha tus vacaciones para seguir entrenando en el agua ahora que llega el verano.

Antes de comenzar a nadar en la playa debes saber varias cosas, entre ellas algunas muy importantes sobre la seguridad. En el mar se flota mas y se suele nadar mas rápido, pero el movimiento de las olas, no te permite llevar una brazada tan mecánica como en la piscina, por lo que te tienes que adaptar al medio, de ahí, el encanto de las aguas abiertas. 
 Es importante saber dónde haremos nuestra sesión de natación: en el océano, en un lago o en un río. Las condiciones del agua y la temperatura debemos conocerlas antes de meternos en el agua. Y si estás en el océano, si se trata de marea alta o baja. Son muchas las variables que tenemos que tener en cuenta antes de iniciar nuestro entrenamiento, pero tenerlas en cuenta puede suponer la diferencia entre nadar o tener que ser rescatado en el mejor de los casos. Te las enumeramos a continuación:

- Temperatura.
- Estado del mar: Oleaje, corrientes ...
- Meteorología: Vientos, tormenta ...
- Fauna: No hablo solo de tiburones (jejeje), medusas u otros animales que pudieran causarnos un accidente.
- Zonas de pesca: cuidado con las redes y anzuelos.
- Mareas: No es lo mismo nadar con la marea alta que con marea baja.

Otro punto muy importante es no nadar en una playa solitaria, aunque tengas todas las condiciones a tu favor, siempre tener a alguien que te observe puede ser de ayuda ante algún contratiempo.
Asegúrate de tener el equipo adecuado antes de salir en aguas abiertas. Se recomienda el uso de aletas, y un traje de neopreno si piensas que el agua va a estar fría. Usa un gorro que tenga un color llamativo como naranja o amarillo, así seras fácil de ver.
También es mas seguro nadar paralelo a la orilla y donde puedas tener pie, de esta forma puedes parar en cualquier momento por una emergencia sin arriesgar la vida. También existen unos flotadores que van cogidos al tobillo con una pequeña cuerda que los puedes usar si vas a nadar un poco mas adentro donde no tengas pie.

Asegúrate de que dar a tu cuerpo un apropiado calentamiento antes de comenzar el entrenamiento. El estiramiento en la playa es de gran ayuda y una vez que estás en el agua, comienza con algunos movimientos lentos y confortables para calentar tus músculos.


Hay varios tipos diferentes de ejercicios que puedes hacer en la playa. Os presentamos tres programas diferentes.
  1. Lo mejor es un entrenamiento continuo. Simplemente nadar. Si normalmente realizas ejercicios durante 30 minutos en la piscina, asegúrate de nadar también durante 30 minutos en aguas abiertas. Es útil tener un reloj contigo para poder saber cuánto tiempo te lleva tu entrenamiento.
  2. Ejercicios de intervalos largos. La meta aquí es nadar durante aproximadamente 2 a 6 minutos con un período de descanso entre ellos. Es posible que desees nadar paralelo a la playa o hacia una boya.
  3. Ejercicios de intervalos cortos. Estos serán niveles muy intensos de natación seguidos de un período de descanso y recuperación. Estos intervalos deben tener menos de 2 minutos, seguidos por un período de descanso de unos 35-45 segundos, dependiendo de su estado físico. Cuando estés haciendo intervalos cortos, puede ser útil elegir un punto desde el que se puede nadar ida y vuelta en dos minutos o menos. Hazlo tantas veces como sea necesario para completar tu entrenamiento.
  4. Ejercicios combinados de intervalos largos y cortos. La idea es hacer intervalos cortos intercalados con intervalos más largos, tomando el tiempo suficiente para recuperarse entre los intervalos de tu nado.



Asegúrate de que después de hacer las sesiones de alta intensidad y al finalizar el entrenamiento dejar enfriar tu cuerpo mientras estas todavía en el agua.

Y ahora ya sabes como disfrutar de tus entrenamientos en la playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario