jueves, 6 de junio de 2013

El secreto de Arnold Schwarzenegger para tener unas piernas como troncos.



Construir los músculos de las piernas era un problema incluso para El Roble, que era el apodo de Arnold en sus inicios.
Mucho antes de que dirigiera el Estado Dorado y pateara chicos malos en la gran pantalla, incluso antes de que ganara el entonces récord de siete títulos de Mr. Olympia, Arnold Schwarzenegger era una joven promesa culturista que tenía una debilidad evidente, las piernas. Con 1,88 de altura, Arnold conocía de primera mano la dificultad de su altura frente a la de otros culturistas en el desarrollo de su mitad inferior. Sin embargo, en lugar de aceptar esa limitación, Arnold sufrió, de manera agotadora y repugnante, los entrenamientos hasta tres veces por semana para construir unos enormes muslos dignos de alguien apodado El Roble.


Mientras Arnold hizo ejercicios convencionales, el enfoque de su entrenamiento fue todo lo contrario. El enfoco su día de piernas con una extraordinaria tolerancia al dolor y dedicación a llevar su cuerpo más allá de sus límites físicos. Si bien cualquier persona puede repetir los ejercicios que él utiliza en su rutina, pocos pueden hacerlo con la intensidad que el entrenaba sus piernas. Pero imagino que por lo menos algunos de vosotros tenéis las agallas para intentar hacerlo.

Sube el volumen de entrenamiento.

La resistencia, además del tamaño, hace de las piernas una parte del cuerpo difícil de entrenar. "No es suficiente con someter a las piernas a una sobrecarga pesada", dijo Arnold. "Tienes que usar grandes pesos y un mayor volumen de entrenamiento para destacar las fibras involucradas y agotar la capacidad de resistencia de los músculos."

En la formación temprana de Arnold no había suficientemente volumen de entrenamiento. "Durante muchos años, hice sólo cinco series de sentadillas cuando realmente debería haber estado haciendo ocho ... [y] Yo no puse suficiente peso en la prensa", dijo. "Una vez que me di cuenta de mis errores y los corregí, mis piernas comenzaron a crecer espesas y masivas." En su mejor momento, Arnold hizo por lo menos 20 series  para las piernas y realizo cada serie al fallo, excepto las de calentamiento. Este enfoque de alto volumen le ayudó a aumentar en tamaño y fuerza (la mejor fue una sentadilla con 181 kgs haciendo 8 repeticiones) la parte de su cuerpo mas débil.

El enfoque de alto volumen de Arnold es muy exigente al principio, pero con el tiempo el cuerpo se adapta y refuerza. Pruébalo durante 6-8 semanas para conseguir cambios asombrosos en tus propias piernas.

Mente sobre músculo.

La fatiga muscular establece inevitablemente al hacer varias series al fallo, pero Arnold utiliza su mente para luchar contra ella. "He aceptado el hecho de que los entrenamientos de pierna, simplemente tienen que ser brutales para ser eficaces", dijo. "Los entrenamientos normales son suficientemente duros, pero si tu punto débil son las piernas, tienes que estar preparado para empujar aún más. Esto implica un esfuerzo mental, casi tanto como físico".

No entrenes las piernas sin pareja. "Un buen compañero de entrenamiento que te empuja a manejar más peso y te incentiva a hacer más repeticiones por serie," Arnold escribió en su primera autobiografía. "Los entrenamientos son más divertidos en pareja, así como más competitivos ... retándose entre sí". Cuando has hecho todas las repeticiones que puedes en sentadillas, por ejemplo, de pie sostén el peso por un momento, y luego haz una repetición más (con tu pareja pendiente) para empujar tu cuerpo a su límite absoluto.

2 comentarios: