viernes, 12 de julio de 2013

Kachalka, donde se retiran las maquinas.



Kachalka es un famoso gimnasio al aire libre en Ucrania. Fundado por iniciativa privada hace 35 años, hoy ofrece servicios de entrenamiento gratuito a través de 10.000 metros cuadrados de superficie para cualquier persona que quiera ponerse en forma. Trabajar en estas máquinas la mayoría caseras, de aspecto arcaico es una experiencia increíble, codeándote con gente de todos los estratos sociales.



En la playa de Kiev, en un lugar polvoriento bajo el cielo abierto, infinitas pesas oxidadas cuelgan de los marcos de acero con una gruesa cadena para que no las roben. Cerca de los pórticos de acero, hay tablas de madera pintadas de azul para poder empezar a trabajar.

»Kachalka« proviene de la palabra rusa »Kachat« (bomba) y es un gimnasio al aire libre. Todo comenzó a principios de los años 70 con un press de banca entre dos álamos cerca de la playa. Al mismo tiempo, algunos entusiastas del fitness comenzaron a construir el equipamiento deportivo bajo la dirección del matemático Jurij Kuk y el gimnasta  Kasimir Jagelsky. Con una inversión propia, esfuerzo y muchas toneladas de chatarra han progresado poco a poco. Hoy en día, Kachalka abarca unos 10.000 metros cuadrados y cuenta con cerca de 200 maquinas de gimnasio.


Las máquinas de musculación basadas en diseños propios se han soldado con trozos de acero oxidados y chatarra en la fina arena. Para algunos pesos, se utilizan a menudo partes de orugas de los tanques, engranajes de maquinaria, ganchos de grúa, piedras u otras cosas. Las soldaduras, gruesas como un dedo, mantienen unidas las vigas de acero, ejes y tubos de calefacción. Estos monstruos de acero arcaicos parecen como sacados de una película de ciencia ficción. Son muy grotescos, enrevesados y pesado. Una y otra vez, el equipo se ocupa de soldar denuevo las maquinas, porque se rompen de vez en cuando por la fricción. Al mismo tiempo que se crean nuevas maquinas de gimnasio.

El uso de Kachalka es gratuito y funciona de forma intensa desde la mañana hasta bien entrada la noche. El centro se financia a través de donaciones. El Kachalka es democrático, aquí son todos iguales, no importa de qué clase social vienes. Puedes conocer gente de todo tipo: jóvenes y viejos, estudiantes y guardaespaldas, mafiosos, deportistas conocidos.... El ambiente es la mayor parte del tiempo relajado, no importa si eres débil o fuerte.






Admiro a este lugar y la gente que construyó estas máquinas de musculación. Cuando te pones delante de ellas, parecen como un oponente más fuerte que te quiere derrotar. Se necesita toda tu fuerza para mover estas maquinas. Tal vez no de inmediato, pero al final vas a ganar y volver a casa con un cuerpo musculado y un corazón ligero.







    

No hay comentarios:

Publicar un comentario