jueves, 26 de septiembre de 2013

Siempre hay que seguir un protocolo


Al igual que todo lugar tiene su conducta adecuada, el gimnasio no va  a ser menos. Lee y aprende a comportarte como es debido en la sala de ejercicios para no quedar en evidencia y pasar por el gym como si fueras de etiqueta.


No te calles.

No significa que estés hablando todo el tiempo, sino que te hagas oír  Si algo esta roto o descuidado no te pongas a comerle la oreja al de al lado, quizás no te quiera escuchar. Díselo a un monitor o en la recepción para que lo sepan y tus palabras sirvan para denunciar lo que esta mal, todos te lo agradecerán.

En boca cerrada no entran moscas.

La gente normalmente no hace caso a los consejos gratis, y menos si no te conocen, así que no te dediques a explicar las virtudes de tu rutina a no ser que te pregunten.


Norma de trafico.

El que carga el peso es el que tiene preferencia de paso, sin importar lo grande o pequeño que sea el peso. Apártate enseguida y cede siempre el paso.


Apaga el móvil.

Ya hemos hablado en mas ocasiones de esto, y a menos que te encuentres en una situación delicada, apaga el teléfono durante tu entrenamiento. Todo el que te oiga hablar por teléfono pensara que no te tomas la rutina en serio. Trabaja el cuerpo, no la mandíbula.


No se trata de una carrera.

Esta muy bien competir en la pista, pero no con el tipo de la cinta que tienes al lado. Quien sabe, a lo mejor es un novato, o un tipo con problemas de corazón  Compite con el rival mas duro, tu mismo.


Los espejos.

Están ahí para comprobar que tu postura es correcta. Úsalos para asegurarte de que trabajas bien, no para ver que tal estas peinado o como tienes los granos. Y, lo mas importante, nunca te pongas a examinarte los abdominales, seguirán ahí y en el mismo estado cuando llegues a casa y te los mires.


Piensa en los demás.

Trata la sala de pesas como la playa, déjala exactamente igual como te la has encontrado. Vuelve a colocar las mancuernas en su sitio y descarga las barras y las maquinas cuando termines con ellas. Tómalo como un tiempo de recuperación entre ejercicios.


No dejes rastros.

Lo único que debería quedar tras tu paso por el banco es la huella de tus músculos  producto de la presión de los grandes pesos utilizados. No dejes charcos con tu ADN para el que venga detrás. Usa la toalla y seca el banco o la maquina antes de irte.


Se fuerte y silencioso.

En cualquier trabajo, el que menos sabe es el que se dedica ha hacer mas ruido para que parezca que trabaja mas. En el gym , cuanto menos peso levanta alguien, mas ruido intenta hacer. No dejes caer los pesos es una muestra de debilidad... y todo el mundo se va a enterar. Si realmente puedes con los kgs seras capaz de manejarlos en todo momento, si los dejas caer a mi no me impresionas, solo me dices que no puedes.


Respeta el espacio personal.

Deja siempre suficiente espacio como para que el que esta al lado tuya pueda moverse en todas direcciones sin dar contigo o con el material que estés usando. Podríais lesionaros los dos y eso no es bueno para nadie. Así que no dejes que tu salud dependa del tipo que esta a tu lado haciendo ese ejercicio de manera tan impetuosa y te pueda dar.


Dos es compañía, tres multitud.

Es de buena educación compartir una maquina. Pero nunca pidas compartir una maquina si entrenas con un compañero. El descanso entre series seria demasiado largo, lo que reducirá la intensidad del ejercicio a los tres.


No olvides estas normas de protocolo la próxima vez que pises el gimnasio y fíjate lo mal que lo hacen quienes no las cumplen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario