jueves, 10 de octubre de 2013

¿Abdominales?


Esta mañana por ultima vez he visto como una serie de personas de varias edades comprendidas desde los 18 a los 45 años realizando un movimiento que me viene llamando la atención desde hace mucho tiempo. Un movimiento que creía que ya estaba extinguido, pero que por lo que veo aun se sigue practicando en gimnasios y lo pero, en colegios e institutos.

Si os describo el movimiento a lo mejor no lo entendéis, pero probare, Incorporación de tronco con flexión de rodillas y pies fijos, eso es lo que yo vi, pero cuando pregunte que era lo que estaban haciendo, me miraban incrédulos y me decían:  Abdominales, ¿por que?. Después de una breve pero acertada explicación algunas personas cambiaron el movimiento, pero otras no se creían que lo que desde pequeños le enseñaron en el el colegio, instituto, o cuando practicaban algún deporte con un entrenador, no servia para lo que pensaban.
Este movimiento que realizaban no aumentaba la fuerza y la resistencia de los músculos abdominales, sino de los flexores de la cadera, ayudados en su tarea mediante la estabilización de los pies.
El movimiento de la incorporación de tronco requiere la flexión de las articulaciones de la cadera y puede ser realizado perfectamente solo con la acción de dichos músculos flexores. Los músculos abdominales no atraviesan las articulaciones de la cadera, por lo que no colaboran en el movimiento de flexión de la misma. 
Los músculos abdominales flexionan la columna vertebral, por ejemplo, doblando el tronco.
El problema de utilizar el movimiento de incorporación como ejercicio se encuentra en la dificultad para distinguir entre un "abdominal" con tronco doblado y un "abdominal" con espalda arqueada. el primero exige una potente contracción de los músculos abdominales para mantener doblado el tronco; el segundo implica un estiramiento de los músculos abdominales y una distensión en la región inferior de la espalda. La mayoría comienzan el ejercicio con el tronco doblado, pero la resistencia de los músculos abdominales no sera suficiente para mantenerlo en ese estado; al continuar el ejercicio, la espalda se encontrara cada vez mas arqueada.


Para trabajar el recto abdominal, que es lo que realmente queremos trabajar cuando decimos "abdominales", tenemos que hacer una flexión de columna. En esa flexión de columna,  que a partir de ahora llamaremos crunch para usar un termino mas comun en el fitness, el movimiento desde los 0 a los 5 grados de flexión  lo realiza el cuello junto con el recto abdominal; y el movimiento de flexión desde los 5 hasta los 45 grados el recto abdominal, por lo tanto el subir mas no va ha hacer que sea mejor el trabajo.

En definitiva, es mucho mejor y mas saludable para nuestra espalda realizar encogimientos, flexiones de columna, crunch, o como lo queráis llamar, que hacer "abdominales"(tambien conocidas como incorporación de tronco con flexión de rodilla y pies fijos).

Entrena duro, pero inteligente.  

1 comentario:

  1. Hola como tu blog me resulta muy útil, y de seguro a muchos también, te he concedido el premio Liebster, puedes pasar por mi blog a recogerlo, un gran abrazo colega

    ResponderEliminar