lunes, 16 de diciembre de 2013

Cuanto gastamos de mas en una dieta saludable.


Aunque la salud no debería tener precio, siempre he mantenido que comer saludablemente no tiene por qué ser caro.

 Pero un estudio, revisión con metaanálisis de otros 27 pertenecientes  a diez países, publicado en la edición digital de la revista British Medical Journal, que compara los precios de los alimentos saludables y los patrones de la dieta frente a los menos saludables concluye que los patrones de dieta saludable (dietas ricas en frutas, verduras, pescado y frutos secos), cuestan más que las dietas no saludables (aquellas ricas en alimentos procesados, carnes y cereales refinados). De media, el valor de un día de los patrones de la dieta más saludable es alrededor de 1,5 dólares (aproximadamente 1,1 euros) más por día que los de las menos saludables. En el transcurso de un año los costos de los alimentos para una persona suben alrededor de 550 dólares (unos 400 euros), lo que supondría una verdadera carga para algunas familias. Los investigadores aducen que esta diferencia de precios es pequeña en comparación con los costos económicos de las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta, que se reducirían dramáticamente por una alimentación sana.

Esto complica mucho el principio de promoción de salud de hacer fácil la opción saludable. La palabra fácil podríamos sustituirla por accesible, competitiva o en última instancia, poner al mismo nivel las dos opciones para que sea el ciudadano quien elija en igualdad de condiciones ¿Difícil?

Siempre podremos optimizar nuestras rutinas como consumidores para poder realizar una dieta saludable a un precio razonable así que podemos ofrecer algunas ideas:

  • Planifica-revisa-lista. Diseña el plan de comida semanal antes de realizar la compra. Incluye platos como guisos y estofados de legumbres y verduras que son económicos y nutritivos. Revisa los alimentos que ya tienes en casa y confecciona la lista de lo que necesitas comprar.
  • Compra alimentos de temporada. Las frutas y verduras de temporada suelen tener un precio más ventajoso, más sabor y mayor frescura.
  • Utiliza alimentos “costo-nutritivos”. Algunos alimentos presentan un precio razonable durante todo el año por ejemplo las legumbres, los huevos, pescado de piscifactoría, la caballa, los boquerones, las sardinas o el pollo y el conejo son alimentos baratos comparados con otros del mismo grupo.
  • ¡Tirar la comida es tirar el dinero! Ajusta el tamaño de las raciones a los comensales. Evita que sobre comida preparada. Reutiliza las sobras, cambiando las preparaciones, añadiendo ingredientes y condimentando con especias y hierbas aromáticas.
  • Fiambrera para comer fuera de casa. Compuesta por ración de verduras (ensalada), de hidatos (pasta con…) y  de proteinas (…atún) mas una fruta.
  • El agua es la bebida por excelencia: saludable y barata. Preferible a las bebidas azucaradas y alcohólicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario