jueves, 30 de enero de 2014

El ajo


El ajo o Allium sativum es una planta perenne de bulbo compuesto de bulbillos (dientes), de tallo erguido que termina en una inflorescencia en umbela. El ajo se ha cultivado desde siempre como hortaliza, planta aromática y medicinal, debido a sus múltiples beneficios. 


FUNCIONES 

La propiedad medicinal se debe al bulbo empleado fresco o en conserva. Contiene un aceite esencial y un compuesto sulfuroso, la aliina, que se descompone bajo el efecto del aire (células dañadas) en alicina, de fuerte olor característico y en alidisulfuros. Contiene también una fuerte proporción de yodo, vitaminas A, B1, B2, C, fermentos, una enzima (aliinasa) y dialilo. 

El ajo es un agente que actúa contra la esclerosis y un potente hipotensor. También es un desinfectante intestinal usado en caso de trastornos digestivos y en las epidemias de gripe. Es colagogo (útil para el tratamiento de las vías hepáticas y biliares) y antiparasitario. Alivia también las picaduras de insectos y combate infecciones producidas por agentes como Staphylococcus, Streptococcus, Candida albicans e incluso algunos virus. Contra el reumatismo y enfermedades como la artritis es muy eficaz una "cura de ajos", empezando por un diente al día hasta llegar a consumir progresivamente a 10 ó 12 diarios. Combate el asma, retarda el desarrollo de cáncer digestivo y disminuye los niveles de colesterol.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario