lunes, 24 de febrero de 2014

Abdominales: ¿Hipopresivos o tradicionales?


La respuesta a esta pregunta, aunque parezca complicada y haya personas en contra de unos y de otros, no es muy difícil de dar si nos paramos a pensar en los beneficios e inconvenientes de cada uno de los métodos.
Pero antes de daros la respuesta vamos a hablar un poco de cada uno de ellos. Desde hace poco tiempo ha comenzado a hablarse de una nueva metodología de entrenamiento de la zona abdominal que parece tener cada día más adeptos. Estamos hablando de los abdominales hipopresivos. Los ejercicios de abdominales hipopresivos comprenden una serie de ejercicios posturales y respiratorios que se pueden hacer tanto de forma estática como dinámica. Como pauta general podemos decir que consisten en inspirar profundamente a la vez que metemos el abdomen hacia dentro y, después realizar varias respiraciones manteniendo el abdomen en esa posición, aunque hay muchas variaciones y más pautas técnicas.
Si realizamos una búsqueda por la red podemos encontrar un poco de todo. Cada vez hay más personas que defienden a ultranza este tipo de trabajo abdominal, afirmando que debe sustituir al método tradicional.  En su afán por hacer real esta sustitución han comenzado a hablar de una serie de perjuicios de los abdominales tradicionales  y, curiosamente, todos esos perjuicios se pueden solucionar fácilmente con el trabajo hipopresivo. Por otro lado, si buscamos más a fondo, también podemos encontrar personas que afirman todo lo contrario, es decir, que el trabajo hipopresivo, en líneas generales, no sirve para nada. Lo que si es cierto es que no todo el mundo puede practicar los abdominales hipopresivos, ya que para realizarlos hay que aguantar la respiración en ciertos momentos y eso no es aconsejable para las personas hipertensas, pues el hecho de aguantar la respiración aumenta la presión sanguínea.

Por otro lado Los abdominales hiperpresivos constituyen el núcleo del entrenamiento de abdominales tradicionales. Todos los tipos de encogimientos abdominales o crunches, planks y así como el resto de ejercicios de flexión de tronco son ejercicios abdominales hiperpresivos. Estos ejercicios concentran, principalmente, el trabajo en el recto abdomen. Sin embargo, no solo los ejercicios de aislamiento tradicionales trabajan de esta manera el abdomen, también los ejercicios básicos tales como sentadillas, peso muerto, press banca y press militar trabajan de  esta manera el abdomen.

Existe una teoría muy cierta en contra de parte de los abdominales tradicionales: el exceso de trabajo de flexión de tronco puede provocar problemas en la espalda baja. Sin embargo, el trabajo hiperpresivo no solo se compone de ejercicios de flexión, existen ejercicios sin flexión que trabajan el abdomen de manera igual de efectiva: planks, ab-wheel, etc. Por supuesto, estas lesiones son debidas al exceso de un tipo de entrenamiento, un entrenamiento adecuado nunca llevará consigo estas complicaciones.

Sin embargo, nuestros abdominales no se componen únicamente del recto abdominal, sino que también existe el transverso del abdomen (músculo interior) y los oblículos interior y exterior, conocidos como la faja natural del cuerpo y que tienen gran incidencia sobre nuestra postura. Pues bien, con el trabajo hipopresivo conseguimos la activación de estos músculos, y con ella, una mejor postura, una disminución del volumen de nuestro abdomen y, al estar situado el transverso detrás del recto, puede ser que su activación consiga hacer que el efecto visual del recto abdominal sea mucho más notable.

Ya estamos mas cerca de la respuesta correcta después de haber visto ambos métodos. 

La respuesta seria : Los dos.

Sin duda, el trabajo de abdominales tradicional es importante para tener un abdomen fuerte y capaz de soportar la tensión a la que es sometido cuando realizamos ejercicios multiarticulares, pero tampoco hay que dejar a un lado los hipopresivos que complementan perfectamente a los tradicionales consiguiendo trabajar esa faja abdominal, la correcta postura y la respiración. 
Como digo siempre no hay mal ejercicio, sino ejercicio mal prescrito, todo dependerá de tu objetivo, si lo que buscas es rendimiento deportivo sin duda tus abdominales tienen que ser mayormente tradicionales, pero si por el contrario tu problema es postural o sientes dolor en la zona baja de la espalda te tendrías que inclinar por los hipopresivos. Y finalmente, si es la estética lo que te preocupa, no puedes dejar de lado los ejercicios hipopresivos, ya que, como he dicho antes, el transverso está detrás del recto del abdomen y su trabajo puede producir un impacto visual mayor del recto del abdomen. Pero tampoco podría prescindir de los tradicionales, puesto que son mucho más efectivos a la hora de tonificar el recto del abdomen, que es el que interesaría tonificar en este caso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario