miércoles, 5 de febrero de 2014

Las Kettlebells


Las Kettlebells (o Giryas, como se las denomina en ruso) son pesas tradicionales rusas. Están compuestas de una esfera de hierro fundido (o mejor aún, de acero), similar a una bola de cañón con una base plana, y un asa gruesa en la parte superior.

Originariamente, se utilizaban en las ferias y mercados de Rusia como contrapesos de balanza para pesar mercancías. Rápidamente, se convirtieron en el método de entrenamiento preferido de los campesinos, hombres forzudos y las mismísimas fuerzas militares.

Con el tiempo, se fueron extendiendo por todo el país hasta pasar a ser el deporte nacional (Girevoy Sport) en 1940. Los participantes de este deporte tienen que realizar snatches (o arrancadas) durante 10 minutos y cleans (o cargadas) & jerks durante otros 10 minutos, con un descanso de entre 30 minutos a una hora entre estos ejercicios. Por supuesto, gana el que haga más repeticiones.
El equipo olímpico ruso (desde competidores en halterofilia a gimnastas y patinadoras) también entrena con estas pesas. Algunos afirman que esta es el arma secreta que hizo que el frente este dominara el panorama deportivo durante tanto tiempo.

Desde hace tan sólo unos años, el resto del mundo ha abierto los ojos a la eficiencia de los entrenamientos con Kettlebells. 
Aunque se pueden realizar innumerables ejercicios con kettlebells, quizás los que actúan como fundamento básico son dos:
El Swing, en el que la kettlebell se pasa entre las piernas con una o dos manos, mientras se echan atrás las caderas y se doblan un poco las rodillas para luego enderezar el cuerpo explosivamente a la vez que elevamos, con la fuerza de las piernas y las caderas, la kettlebell a la altura de los ojos o un poco por encima con los brazos extendidos en todo momento.
El Snatch, en el que tras tomar impulso pasando la kettlebell entre las piernas con una mano, nos enderezamos explosivamente, tirando de la kettlebell y levantándola por encima de la cabeza. Terminamos con el brazo totalmente extendido hacia arriba, sosteniendo la kettlebell.
Ambos ejercicios por si mismos, realizados por repeticiones, producen un excelente trabajo cardiovascular que se reparte por todo el cuerpo, convirtiéndolos en muy efectivos para aumentar la resistencia y eliminar grasa.
El uso de Kettlebells tiene que estar supervisado por un instructor para que el trabajo sea efectivo y seguro hasta que consigamos hacer bien los movimientos.
Aquí tienes un vídeo con una rutina de estas maravillosas herramientas:





No hay comentarios:

Publicar un comentario