miércoles, 5 de marzo de 2014

La grasa en la mujer


Una de las principales diferencias morfológicas entre el hombre y la mujer es la grasa, mas abundante en ellas, que suaviza sus contornos musculares, borra mas o menos las prominencias oseas y redondea las superficies, hundiendo en determinados lugares los pliegues y huecos característicos.

En una mujer normal, la grasa representa, por termino medio, entre el 18 y el 25% de su peso, mientras que en el hombre solo supone, en general, entre el 10 y el 15%. Esta diferencia se debe al hecho de que la mujer, en un determinado momento de su vida, a de alimentar un feto y después a un recién nacido a expensas de sus propias reservas. Ello le obliga a almacenar energía en forma de grasa con vistas a futuras gestaciones (especialmente para los dos últimos trimestres del embarazo).


Por diversas razones la naturaleza a seleccionado diferentes tipos de reparto de la grasa en la mujer según el clima. Así, en los países cálidos, la grasa se localiza principalmente en los glúteos (en las africanas negras), en las caderas (en las mediterráneas) y alrededor del ombligo en algunas asiáticas. Este reparto evita que la mujer se vea envuelta en un caluroso manto graso que le molestaría y le seria muy poco económico para la termorregulacion en un ambiente muy cálido. Por el contrario, en los países mas fríos, el reparto de la grasa tiene un patrón diferente, lo cual permite una mayor protección durante el frió del invierno. Independientemente del reparto de la grasa, su principal función es la supervivencia de la especie, puesto que permite la supervivencia de la mujer y su progenie en caso de escasez.

Es importante señalar que un individuo debe albergar la cantidad de grasa de reserva necesaria para el buen funcionamiento de su organismo y que el temor obsesivo de la obesidad, o la necesidad de identificarse con unos cánones estéticos marginales, no debe conducir a hacer desaparecer la grasa en su totalidad. En efecto, una desaparición casi total de la grasa puede generar graves problemas hormonales que acaben provocando la desaparición de la menstruación (amenorrea), la ausencia provisional de la ovulacion y, en consecuencia, una esterilidad momentánea. Esta esterilidad momentánea tiene, sin embargo, una utilidad vital, puesto que evita que la mujer traiga al mundo un niño que no podría mantener a expensas de sus reservas organicas y que pondría en serio peligro su propia supervivencia.

Principales localizaciones de la grasa:

1 Glúteos
2 Parte inferior de la espalda
3 Debajo del trocánter (cartucheras)
4 Interior de los muslos
5 Alrededor del ombligo
6 El pubis
7 Las rodillas
8 La parte posterior interna de los brazos
9 Los senos

No hay comentarios:

Publicar un comentario