martes, 15 de julio de 2014

Motivacion, motivacion y motivacion.



Aquellos que dominan el arte de la motivación, tienen grandes posibilidades de lograr increíbles resultados. Detrás de toda historia de éxito siempre hay una persona que ha comprendido la esencia del proceso de la motivación, y esa comprensión le ofrece una ventaja fundamental a la hora de producir resultados.


 La esencia de la motivación, está en la propia palabra. La motivación no es más que tener un motivo para tomar acción. Eso es todo. Cuando se tiene un motivo lo suficientemente poderoso, las cosas comienzan a suceder.

Dominar la ecuación DOLOR-PLACER.
 El ser humano se mueve o bien por la inspiración, o por la desesperación. ¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que crea a un triunfador, a un mediocre o a un héroe? Hay una cosa que resulta clara. Los seres humanos no somos criaturas aleatorias. Todo lo que hacemos lo hacemos por alguna razón. Si es así, ¿Cuál es esa fuerza que nos controla a todos permanentemente y que marca nuestras acciones? La respuesta es el dolor y el placer. Todo lo que hacemos, lo llevamos a cabo o bien por una necesidad de evitar el dolor o por un deseo de obtener placer. Esa es la esencia de la motivación humana. Muchas personas permanecen frustradas consigo mismas porque pese a saber que deben de tomar acción en algunas áreas de su vida para implementar mejoras, no logran decidirse a hacerlo, tomando una verdadera decisión. Hay una razón que lo explica; permanecen enfocados tratando de cambiar su comportamiento que es simplemente el efecto, en lugar de enfrentarse con la causa que se halla por debajo.

Aprender a Controlar nuestro estado emocional en cada instante.
Cada instante de nuestra vida tiene asociado un estado emocional determinado. Hay instantes en los que nos sentimos eufóricos o entusiasmados, mientras que en otras ocasiones podemos sentirnos tristes o deprimidos. Son nuestros estados emocionales en cada instante de nuestra vida los que condicionan nuestras acciones y como consecuencia los resultados. Una persona emprenderá acciones muy diferentes si está deprimida o si está entusiasmada; y al emprender acciones diferentes los resultados que obtendrá también serán distintos. Si hay una habilidad que es crucial dominar para lograr a largo plazo un éxito verdadero esa es aprender a controlar nuestros estados emocionales en cada instante de nuestra vida.

Diseñar un futuro apasionante e inspirador.
Es muy difícil mantener un nivel elevado de motivación cuando no se tiene diseñado un futuro inspirador por el que luchar cada día. Los verdaderos triunfadores se preocupan de crear, como primer elemento de su éxito, una imagen tan inspiradora, desafiante y apasionada de su futuro, que literalmente esta imagen tira de ellos como si se tratara de un gigantesco imán. Han comprendido que no existe ninguna fuerza capaz de motivar más a un ser humano que crear una visión poderosa de todo lo que anhelamos alcanzar. Crea visualizaciones poderosas de todo aquello que deseas conseguir, y utiliza esos ejercicios de visualización creativa a diario para situarte en un estado emocional de máximo rendimiento.

Aprender a condicionarse cada día. 
La Motivación NO es permanente.Muchas personas pretenden que la motivación les “dure” para siempre. Asisten a una conferencia, ven un película, leen algo inspirador,… y se motivan, pensando que esa sensación va a durar eternamente. Nada está más lejos de la realidad. La motivación es siempre temporal. Es como tomar una ducha. Si tu te duchas hoy, estas limpio y hueles muy bien. ¿Pero que ocurriría si dejas de lavarte por una semana? Pues que obviamente apestarías, y nadie sería capaz de soportar el olor de estar a tu lado. Con la motivación ocurre exactamente lo mismo. No es un proceso que sucede una única vez y ya está. Has de crear el hábito de encender tu motivación a diario.

Alimentar cada día la Pasión.
Ninguna persona puede desatar su máximo potencial si no siente una pasión absoluta por lo que está realizando. La pasión es la chispa capaz de encender la motivación más poderosa, la que nace del interior de cada ser humano. Cuando algo nos apasiona, nos resulta tremendamente sencillo desatar lo mejor que hay en nosotros y mantenernos motivados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario