miércoles, 16 de julio de 2014

Pullover


En el gimnasio, es habitual ver a cierta cantidad de gente sin demasiada experiencia centrar su trabajo de pecho exclusivamente en el press de banca. Sin embargo, aunque es una gran opción, es ideal complementarlo con otro tipo de ejercicios. Aunque lo ideal depende del tipo de rutina que sigamos, incluir el pullover suele ser una muy buena forma para estimular el desarrollo adecuado de nuestra caja torácica.

El pullover es un ejercicio que trabaja especialmente el pectoral y el dorsal ancho, aunque también ejercita los músculos intercostales, el diafragma y los serratos anteriores. Sin embargo, igual que en muchos otros ejercicios, la forma de colocarnos en el banco y realizar el movimiento condicionará sobre qué músculos tendrá una mayor incidencia.

Comienza con ambos brazos estirados sosteniendo el peso sobre tu pecho, y lentamente baja el peso hacia tu cabeza, prestando atención a los músculos que sientes estirarse.

Baja tanto como te resulte cómodo a la vez que mantienes los brazos casi bloqueados, antes de tirar hacia la posición de inicio. A medida que hagas repeticiones (12-15 por ahora) trata de bajar un poco más, idealmente hasta que tus manos lleguen al menos a nivelarse con la banca o ligeramente por debajo.

Cuando hayas realizado una o dos series fáciles, presta atención a tus sensaciones en hombros, pecho y dorsales –cuáles están contraídos, cuáles distendidos, cuáles congestionados- y entonces repite la prueba con una barra corta o EZ empleando un agarre pronado (palmas hacia abajo), de nuevo con un peso que te resulte fácil manejar.

Si experimentas alguna molestia en los hombros después de probar con pesos ligeros, repeticiones altas, y diferentes agarres (más ancho o estrecho, neutro), entonces este ejercicio no es para ti. En ocasiones algunos ejercicios pueden estar contraindicados a algunas personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario