viernes, 28 de agosto de 2015

Técnica básica de crol


El nado a crol es uno de los mas populares y practicados en todo el planeta, pero, ¿lo sabes hacer correctamente? Compara tu técnica con la que te describimos a continuación y corrige tus errores para propulsarte con mas fuerza.


La sincronización de los movimientos alternativos de piernas y brazos entre sí, y de éstos con los movimientos de la cabeza y el tronco, es considerada un factor clave para la continuidad en la aplicación de fuerza propulsiva durante el nado. Como aspectos técnicos fundamentales de la coordinación de los movimientos en crol destacan los siguientes:

  • La cabeza debe estar dentro del agua y en prolongación del eje longitudinal del cuerpo durante la acción de brazos. Las piernas, el tronco y la cabeza están prácticamente alineados (fotogramas 1 a 10 de la figura 1).



  • La fase inspiratoria de la respiración es muy breve y se inicia al final de la acción propulsiva de uno de los brazos, terminando en la segunda mitad de su recobro (fotogramas 10 a 15 de la figura 2). El contacto entre el dedo pulgar de la mano de tracción con el muslo del mismo lado puede ser una referencia útil para identificar el inicio de la inspiración. El tronco permanece cerca de la superficie del agua y la cabeza se gira pero no se levanta, volviendo rápidamente a alinearse con el eje longitudinal del cuerpo (imágenes a y b de la figura 3).




  • Se produce una alternancia de la acción propulsiva de brazos sin solución de continuidad en la aplicación de fuerza (imágenes 1 a 15 de la figura 2 y figura 4). En la secuencia de las acciones de tracción de los brazos, la acción propulsiva de uno sucede inmediatamente a la del otro, llegando incluso a la superposición de ambos en la aplicación de fuerza, principalmente cuando se nada a velocidades muy altas.


La coordinacion de los movimientos durante el nado puede considerarse errónea si presentan alguna de las características siguientes:

1.- Inspiración adelantada, producida por el giro de la cabeza antes de que el brazo alcance la fase final de la tracción (fase de empuje o movimiento hacia arriba). La ejecución correcta del movimiento se muestra en los fotogramas 11 de la figura 1, y 10 de la figura 2).

2.- Tracción asimétrica, producida por un rolido deficiente hacia uno de los lados o por el recobro de uno de los brazos alejado del eje longitudinal del cuerpo. La rotación sobre dicho eje debe ser similar hacia ambos lados, aunque el rolido hacia el dado de la respiración suele ser algo más pronunciado. Los hombros salen del agua al inicio del recobro y se mantienen fuera hasta el momento de la entrada de la mano. La acción de recobro relajada y simétrica (en flexión articular del codo y en amplitud y velocidad del recorrido) es característica de los mejores crolistas.

3.- Pérdida de continuidad propulsiva durante la acción de brazos, producida por el retraso en el comienzo del movimiento inicial de la tracción (fase de agarre o movimiento hacia abajo). Poco antes de que un brazo finalice la acción propulsiva el otro debe iniciarla inmediatamente, sin solución de continuidad en la aplicación de fuerza.

4.- Pérdida de continuidad propulsiva durante la acción de piernas, producida por la detención del batido. El comienzo del agarre (o movimiento hacia abajo) debe coincidir con el final del batido del pie contrario, alcanzando mano y pie una profundidad similar (fotogramas 4 y 12 de la figura 1). Algunos nadadores realizan un movimiento de batido exclusivamente lateral y de mayor amplitud cuando el agarre coincide con la fase inspiratoria. Esta acción puede producir un desfase en la continuidad propulsiva de piernas e incluso afectar a la acción de brazos, por lo que debe considerarse como un movimiento incorrecto.





Articulo completo aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario