viernes, 22 de enero de 2016

Como elegir bien unas gafas de natación

Tanto si nadas en la piscina como en el mar hay dos elementos que nunca te pueden faltar, uno es el bañador (obvio) y el otro son las gafas. Pero no valen cualquiera, las mías no te irán bien y las tuyas a tu herman@ tampoco.



A todos los que nos gusta meternos en el agua para hacer deporte nos ha pasado alguna vez que cuando mas tranquilo estas nadando y tienes controlada la brazada y la respiración, zas, empieza a entrar agua en las gafas. El picor del cloro, o pero, de la sal del agua, hace que te escuezan los ojos, ves borroso, te desconcentras, pierdes la respiración y al final te paras, adiós a los 10 largos seguidos.

Cuando esto ocurre, en la mayoría de los casos esto se debe a una mala elección de las gafas. Ya no tiene remedio, pero te puedes hacer con unas nuevas que no te den ese problema.

La prueba de succión:
Ya estas ante la sección de natación de tu tienda favorita, ves varios modelos que te gustan y decides ver cual es el que te queda bien, entonces es cuando haces la prueba de succión. Esta prueba consiste en presionar las gafas contra los ojos para lograr un ligero efecto de succión, sin colocarte la cinta de sujeción. Si las gafas se quedan pegadas durante unos instantes sin que te sea molesta la sensación significa que han pasado la prueba.

Ajustarse la cinta de sujeción:
El segundo punto es ajustarse la cinta de sujeción, ni demasiado apretado, que ara que salten o que nos apriete demasiado y nos moleste, nos de dolor en la sien o se nos quede marcada en la cara, ni demasiado suelta que podría caersenos. Y deberá situarse en el centro, ni demasiado alto ni demasiado bajo que también haría que se nos saliera.

Comodidad:
Tenemos varias gafas ahora que han pasado la prueba de succión y te has ajustado la cinta, ahora lo importante es que te sientas cómodo con ellas, que no te moleste en el puente de la nariz, no te separe ni te junte los ojos ni te apriete.



También es importante saber donde las vas a usar, no es lo mismo en una piscina de interior que al aire libre. Para el interior elegiremos cristales mas claros y dejaremos los oscuros y de espejo que tengan protección contra la radiación ultravioleta UV-A y UV-B para nadar en el mar o a cielo abierto donde la luz pueda molestarnos.

No seas racano he invierte un poco de dinero en unas buenas gafas de marca, ten en cuenta que las vas a tener una temporada completa y puedes encontrar modelos de marca por unos 20-30€ que tendrán mejores plásticos que las mas baratas, con lo que la protección anti-vaho y la transparencia del cristal te duraran mucho mas tiempo.

Una de estas marcas puede ser SPEEDO que tienen muchísimos modelos que se pueden adaptar a tu fisionomía y bolsillo, las puedes ver en este enlace.

Ahora toca cuidarlas, después de usarlas, es importante aclararlas con agua del grifo para quitarle los restos de cloro o sal, esto alargara su vida. También es interesante lavarlas con agua tibia y jabón neutro cada 10 usos, pero recuerda no frotar los cristales, pues los puedes arañar y perder la visibilidad. Frota las gomas de alrededor de los cristales, las que están en contacto con la cara, para que la capa de aceite que pueda tener del contacto con la cara se les quite y así pegaran mejor y el agua no entrara nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario