sábado, 2 de enero de 2016

Días señalados y dietas, un matrimonio "casi" imposible


Quizás este articulo llegue un poco tarde, pero puede ser que te haga reflexionar sobre lo que has podido hacer estos días, y es el qué hacer cuando se acerca una fecha señalada y puntual como puede ser un cumpleaños, una comida familiar, una cena con amigos, etc…


El miedo a saltarse la dieta y tirar al traste todo lo conseguido ronda por nuestras cabezas, pero, ¿que debemos hacer?
La vida está para disfrutarla, y los eventos sociales son una parte importante de ese disfrute.
Si a una cena familiar que probablemente tu madre, tu padre o tu abuela ha preparado con todo el cariño te presentas con un tupper de arroz y pechuga, lo más seguro es que les darás un disgusto a los anfitriones y vas a ser el notas del tupper. Algunos también me dirán que si estás haciendo un período de pre-competición no te puedes dar el  lujo de saltarte la dieta en ningún momento. A esto yo suelo responder que en mi opinión hasta cierto punto sí que puedes hacerlo y flexibilizarla, siempre que contabilices bien los macros y micros, pero lo más importante es que el 99% de las personas no compiten, no competirán jamás y no tienen la mínima intención de hacerlo. Por lo que creo que es bastante seguro decir que los consejos que te voy a dar se pueden aplicar a la gran mayoría de las personas. 


Estos consejos son: Disfrutar y ser moderados.


Una dieta saludable no se construye con una única ensalada o una sola pieza de fruta, de la misma manera que una mala dieta no se construye con una única porción de pizza o un plato de cocido. Y los resultados no llegan de un único día en concreto, sino del cómputo de buenos hábitos, buenas elecciones con la comida y una rutina bien planificada.
Sinceramente creo que si durante la semana has hecho una dieta adecuada, priorizando alimentos densos nutricionalmente hablando, saciantes, minimizando el consumo de procesados, comiendo frutas y verduras a diario, comiendo suficiente proteína, etc…no pasa absolutamente nada si durante una comida un único día a la semana no comes lo que tienes que comer. Nuevamente, el éxito de una dieta se basa en la constancia, no en los episodios esporádicos.
Sin embargo esto es muy bonito sobre el papel, pero se debe combinar con el segundo punto: Moderación.
Es decir, que una comida fuera puede no suponer un problema o puede, en casos extremos, sabotear toda una semana de trabajo duro. Es por eso que la moderación se vuelve importante en esos casos.
Por lo tanto, si vas a cenar con tus amigos y hay pizza para cenar, pues puedes comer pizza pero no hace falta que te comas 3 enteras de golpe. Un par de porciones pueden saciarte igual y no comprometen absolutamente nada. 8 porciones, sí.
Lo que intento decir es que la vida es algo más que hacer dieta y pesas. En la vida pueden pasar mil cosas y es importante que aprendamos a priorizar y poner las cosas en contexto. Una cena fuera no será un problema si sabemos actuar en consecuencia y hagamos las cosas con moderación.

Con este articulo no pretendo decir que hay que saltarse la dieta a menudo, todo lo contrario, lo que pretendo decir es que hay que saber disfrutar de los buenos momentos y utilizar la moderación como una virtud sin caer en los extremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario