viernes, 8 de abril de 2016

Sueño Profundo

El sueño es una actividad diaria en la que se produce una alteración en nuestro estado de conciencia dejando de percibir el mundo que nos rodea y activándose una serie de procesos que son esenciales para mantenernos saludables.
La percepción de que mientras dormimos no hacemos nada sí que es completamente errónea. De hecho, quizás no sabías que, en ciertos momentos del ciclo del sueño, nuestro cerebro está más activo mientras estamos dormidos que estando despiertos.

Mientras dormimos, recorremos una serie de fases durante nuestro descanso, que se van repitiendo a lo largo de la noche. En total son cinco fases las que conforman un ciclo de sueño. En una noche durmiendo, solemos completar de 4 a 6 de estos ciclos.

Para comprender un poco mejor cómo vamos pasando por estas fases a lo lardo de una noche de descanso, podemos imaginarnos una escalera. Cada peldaño que bajamos nos sumerge en una fase más del sueño. Bostezar y cerrar los ojos son los primeros pasos.

Mientras vamos bajando, los primeros peldaños aún son de de sueño ligero o superficial. ¿Te ha pasado alguna vez que te despiertas con una sacudida, como si te estuvieras cayendo por un precipicio? Tranquilo, no es nada raro: es de lo más común. Es típico de estas fases, donde además es fácil que nos despertemos con un estímulo externo. Aquí nuestros músculos se relajan, nuestra respiración se hace más pausada y el corazón bombea más lentamente, señal de que vamos entrando poco a poco en el reino de Morfeo.

Superadas las primeras 2 fases de sueño ligero, cuando llegamos a las fases 3 y 4 estamos ya inmersos en un sueño profundo. Cuando alguien duerme como un tronco, y parece que no se despertaría ni aunque la casa le cayera encima, probablemente está en esta etapa. Esta fase es importante para el descanso del individuo ya que el bloqueo sensorial se hace más intenso y el sueño es más profundo. Si nos levantasen durante esta fase, sufriríamos desorientación y confusión. Las fases 3 y 4 son similares. Se denominan sueño de ondas lentas (slow wave sleep) por la amplitud de las ondas en una polisomnografía, la manera de analizar el sueño de una persona.

La fase 4 es en la que el sueño es más profundo y reparador. Durante este periodo de descanso, el tono muscular es mucho menor que en las anteriores fases por lo que se consigue la restauración física y psíquica del organismo. Es común la ensoñación ligera a base de imágenes, luces o figuras vagas, pero nunca a base de historias. Esta es la fase mas importante para recuperarnos físicamente. En esta etapa se consigue el sueño profundo, donde nuestros músculos no tienen actividad y se regeneran. Tambien nuestros órganos internos se regeneran, enzimas, proteínas y se produce una mejora de funciones inmunológicas en esta etapa del sueño. Esta es sin duda la etapa mas importante a nivel físico y químico para nuestro organismo.

La ultima fase del sueño es denominada REM, a menudo aparece sólo un poco después de un ciclo completo de sueño. Esta es la etapa donde ocurren la mayoría de los sueños. REM es a veces llamado sueño paradójico, porque los escáneres cerebrales de las personas que están en REM muestran que sus cerebros son muy activos, a pesar de que están profundamente dormidos.

Sin embargo, mientras que el cerebro está activo, sólo tus ojos pueden moverse. aunque hay excepciones. Algunas personas tienen una condición conocida como trastorno de REM, por el cual sus cuerpos no están paralizados durante el sueño y realmente pueden moverse en sueños.

Desde los 2 años de edad en adelante, se pasa cerca del 25 % en sueño en REM. Los recién nacidos pasan cerca de la mitad de su tiempo durmiendo en REM.

Sabemos que en este mundo ajetreado es difícil descansar decentemente una noche. Mientras que la mayoría de nosotros creemos que con cerrar los ojos unas seis o siete horas estamos relativamente bien para enfrentar el día, la verdad es que para descansar como es debido, se necesita un poco más que eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario