lunes, 5 de septiembre de 2016

El mito del sudor y la grasa

Por el titulo parece que voy a empezar a contar un cuento del tipo de la liebre y la tortuga, o la hormiga y la cigarra, pero no es un cuento lo que vamos a ver hoy. Vamos a tratar de aclarar a todas esas personas que piensan que sudando pierden grasa que están equivocadas.

Antes de empezar, me gustaría que por favor difundierais y compartierais este articulo con cualquier persona que conozcáis a la que le guste practicar ejercicio, sobre todo a los que lo hacen por perder peso, de esta manera les estarás ayudando a no cometer errores que no solo les harán perder el tiempo, sino que también podrás evitar que pueda correr peligro su salud.

El sudor y la grasa son dos cosas contrarias como lo son el agua y el aceite. El sudor esta compuesto prácticamente de agua, aunque también contiene minerales, urea, ácido láctico y otros componentes, pero no grasa. La grasa por el contrario son moléculas en las que uno, dos o tres ácidos grasos se unen a una molécula de glicerina, pero nada de agua.

El sudor es la forma que tiene el cuerpo de eliminar el calor sobrante y muchas de las toxinas que producimos en nuestro día a día. Por lo tanto lo que hace es regular nuestra temperatura corporal, nada que ver con las grasas.

Las grasas se almacenan como depósitos de energía disponibles para cuando el cuerpo la necesite, forman parte del panículo adiposo de la piel, sujetan y protegen a órganos vitales y en algunos animales les ayuda a flotar en el agua.

Pero, ¿cual es la razón que lleva creer que el sudor elimina la grasa?.La sudoración que viene dada por la realización de actividad física se relaciona directamente con la perdida de peso y de grasa, cosa que no ocurre por el sudor directamente. Lo cierto es que es la intensidad del ejercicio la que hace que mas sudemos, mas calorías y mas grasas quememos, pero sera por la intensidad del ejercicio, no por el echo de sudar mas. Lo que si conseguimos con el sudor es la perdida momentánea de peso, el cual recobraremos al volver a hidratarnos después del ejercicio.

Si solo aumentamos la temperatura de nuestro cuerpo sin realizar ninguna actividad física, la reacción de nuestro cuerpo sera sudar para intentar disminuir la temperatura corporal, pero no por ello vamos a perder grasa. Si por el contrario realizamos ejercicio físico a una temperatura baja o por ejemplo dentro de una piscina donde el agua ayude a que no suba la temperatura corporal, estaremos gastando energía, quemando calorías para conseguir esa energía, y parte de esta viene de las grasas.

Por lo tanto quiero dejar bien claro que la perdida de grasa se va deber a la intensidad del ejercicio y no al sudor que produzca nuestro cuerpo.

Dejando esto claro, veamos como afecta el sudor en nuestro cuerpo. El principal problema del sudor es la perdida de agua que produce en nuestro organismo, esa perdida se traduce en una deshidratación, mas o menos severa según nos estemos o no hidratando correctamente antes, durante y después del ejercicio. Una de las principales causas de la fatiga es precisamente la deshidratación, nuestro rendimiento caerá hasta en un 40% o mas según el grado de deshidratación y por lo tanto también lo hará nuestra intensidad. Como hemos dicho antes, la intensidad es el factor principal para perder grasa, y si ese es nuestro objetivo, estamos tirando por tierra nuestro entrenamiento para la perdida de grasa. Por eso, a la gente que utiliza mas de una camiseta y se pone 2 sudaderas para entrenar, pensando que así perderán mas grasa, les digo que lo que realmente están haciendo es sabotear su entrenamiento, lo único que van a conseguir es empezar a sudar antes y mas cantidad, con lo que aumentan su deshidratación y bajan la intensidad, todo lo contrario que tienen que hacer. 



Y por no hablar de los que utilizan plásticos o impermeables que no permiten la transpiración, esos están totalmente desinformados y no saben lo que hacen. Piensa por un momento que se te ocurre ponerte a correr en verano con una camiseta, una sudadera y un chubasquero, ademas te pones una bolsa de plástico en el abdomen (pensando que si sudas mas por la barriga la pierdes antes, iluso), ¿que es lo que puede pasar?. En el mejor de los casos que se te quiten las ganas de correr a los dos minutos de empezar, con lo cual no consigues nada. Pero puede ocurrir, que al aumentar tanto la temperatura corporal a causa de todo lo que llevas puesto, sudes sin parar como si dejaras el grifo del agua de tu cuerpo abierto, y que toda esa agua que pierde sudando te provoque una deshidratación junto a un golpe de calor. Automáticamente, caes al suelo desmayado después de medio minuto caminando mareado. Solo consigues hacer medio kilómetro de carrera en unos 4 minutos. Ahora no te lo imagines, te estoy describiendo la realidad, este verano he podido ver situaciones como esta en mas de una ocasión, con finales mas o menos malos.


Así que si lo que quieres perder es grasa, y no la salud, no te centres en sudar, céntrate en la intensidad de tu entrenamiento y en tener una buena alimentación saludable y acorde a tus necesidades caloricas. Y recuerda, compártelo para que este mito desaparezca de una vez por todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario