jueves, 1 de septiembre de 2016

Flexiones para todos


Es el ejercicio que puedes practicar en cualquier lugar y a cualquier hora, no necesitas mas que un poco de espacio donde poder tumbarte, es aparentemente sencillo, aunque lo puedes complicar mucho si quieres, lo pueden hacer hombres, mujeres y niños, estamos hablando de las flexiones.



Si hay un ejercicio que se extiende por toda la faz de la tierra son las flexiones, puedes hacerlas en el suelo, sobre un banco, con los pies subidos en una silla, con las manos mas separadas o mas juntas, estaría toda la mañana diciendo formas de hacer flexiones.

En la red podéis encontrar muchas paginas donde poder ver todo tipo de flexiones. La mayoría son asequibles para todo el mundo, hay niños que a muy temprana edad ya las realizan y se benefician de este ejercicio.

El sexo femenino, que tanto tiempo dedica a trabajar piernas y glúteos, también puede beneficiarse de las flexiones. Con ellas el trabajo de tríceps esta asegurado, y por consiguiente esas bolsas que salen en la parte de abajo del brazo irán desapareciendo poco a poco, este ejercicio es para todo y para todos.

El ejercicio de flexiones de brazos requiere la participación de muchos músculos, pero hay dos principales. Los músculos del pecho son los que inician el movimiento principal e incluyen el pectoral mayor y menor. Imagina un abanico de mano japonés rotado 90°, con la punta apuntando hacia tu esternón y la parte inferior apuntando al hueso del brazo, el húmero. Esta orientación del abanico representa la forma y ubicación del pectoral mayor. El pectoral menor es la sección transversal del abanico, y está en un ángulo de 45° en dirección al hombro.
El tríceps consiste en realidad en tres porciones de músculo: tríceps lateral, medio y largo, las cuales son el segundo motor durante la flexión de brazos. La porción larga comienza en la clavícula y se inserta en el codo. La porción lateral se expande por la longitud del húmero y la parte media, ligeramente más corta, se ubica por debajo de las porciones lateral y larga. Juntas las tres cabezas del tríceps extienden o enderezan el codo. Cuando desciendes, el tríceps se contrae y alarga de forma excéntrica y cuando subes, se contrae y acorta concéntricamente.

La flexión de brazos demanda mucha estabilización de los músculos en la medida en que desciendes y elevas el peso del cuerpo. El grupo erector de la columna es el principal estabilizador de la espalda. Está compuesto de tres músculos: espinal, longuísimo e iliocostal. Los espinales corren adyacentes a la columna, el longuísimos corre adyacente al espinal, y el iliocostal corre adyacente al longuísimo y sobre tus costillas. Dos pequeños músculos de las nalgas, llamados glúteo medio y glúteo menor, estabilizan la parte superior de la pierna, el fémur, dentro de tu cadera. El glúteo medio y mínimo se ubican por debajo del músculo más grande de las nalgas, el glúteo mayor.
Los estabilizadores de la parte frontal del cuerpo incluyen tus deltoides, abdominales, músculos pélvicos, cuádriceps y músculos de la espinilla. Los deltoides cubren el frente, lados y parte posterior del hombro, estabilizando el húmero dentro de la articulación del hombro. Los cuatro músculos abdominales soportan el torso y evitan la hiperextensión de la parte baja de la espalda. El iliopsoas eleva la parte posterior de la pelvis, evitando también la hiperextensión. El cuádriceps mantiene tus piernas derechas, y el tibial anterior, que se extiende por la longitud de tu espinilla, ayuda a flexionar los tobillos en un movimiento conocido como dorsiflexión.

Y para terminar os dejo un par de enlaces para que conozcáis las flexiones que algunas personas son capaces de hacer:

-Frank Medrano.

-Samantha Clayton.

No hay comentarios:

Publicar un comentario