sábado, 10 de junio de 2017

Con este calor...¡Nada!

Empezamos el mes de Junio con unas temperaturas un poco altas para estas fechas, y nada mejor que un buen chapuzón para refrescarte. Aprovecha tu visita a la piscina o la playa no solo para refrescarte, también para hacer algo de deporte.

En el agua puedes entrenar muy bien, ya sea para aumentar tu resistencia, tu velocidad, tu fuerza o tu equilibrio este es un medio que te ayudara.

Puestos a elegir, nadar en el mar puede ser más beneficioso, se flota más y la sensación es más relajante. Pero acuérdate de nadar siempre en paralelo a la línea de costa, para tener una mejor orientación y no adentrarnos excesivamente para evitar que la resaca de las olas nos impida regresar. En el caso de encontrarnos con una corriente, se debe evitar a toda costa nadar en contra de ella, ya que podemos agotarnos rápidamente. Lo mejor es nadar en diagonal hasta intentar superarla en sentido paralelo a la costa, y si tienes problemas de oídos, ve con precaución y lleva tapones.

Aparte de todos los beneficios de la natación, en la playa puedes beneficiarte de más ejercicios. Puedes recorrer la playa metido en el agua a la altura de la cintura andando o intentando correr de forma intervalada. Este es un ejercicio excepcional para los músculos de las piernas, el glúteo y el abdomen, a la vez que trabajamos la capacidad aerobica.

Si en lugar de hacerlo con agua hasta la cintura, lo hacemos con agua a la altura de la rodilla o el tobillo, aparte de los beneficios de andar con resistencia, también conseguiremos un masaje en los pies, a la vez que activamos el sistema circulatorio, el sistema linfático y ayuda al retorno venoso para fortalecer las paredes de las arterias y las venas.

El agua marina contiene minerales como el yodo, el sodio, el potasio o el zinc entre otros, muy beneficiosos para nuestro cuerpo: cuando nuestra piel entra en contacto con el agua salada se produce un intercambio de minerales renovando los de nuestro organismo. Estos minerales tienen efectos antialérgicos en nuestra piel y aparato respiratorio; sus propiedades antibióticas funcionan muy bien en los procesos de cicatrización y aplacan en gran medida enfermedades de la piel como el acné. El magnesio calma la ansiedad, y la presencia de yodo ayuda en la recuperación de los músculos en determinadas lesiones. Incluso sin necesidad de darnos un baño, la brisa marina es ideal para nuestros pulmones.
Si te decides a nada, es importante que te equipes bien:

  • Crema protectora para el sol. Para no quemarte mientras nadas.
  • Ropa adecuada. Si vas a nadar pocos minutos el bañador sera suficiente, pero si vas a entrenar más de 20 minutos es recomendable que el bañador sea de natación por comodidad y usar un neopreno para no perder temperatura corporal.
  • No te olvides de las gafas. En este caso mejor que tengan algún filtro para el sol, así no te molestara cada vez que saques la cabeza del agua.
  • Como otro material puedes usar gorro si tienes el pelo largo y unas aletas si quieres hacer trayectos más largos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario