miércoles, 7 de junio de 2017

Fisioterapia y deporte: Más unidos que nunca.

Cada vez somos más los que practicamos algún deporte, ya sea de manera ocasional, a 
un nivel amateur o profesional. Este incremento de la práctica deportiva también a provocado un aumento de las lesiones y dolores en nuestros cuerpos. Pero no estamos solos ante el dolor, tenemos una disciplina de la salud que nos puede ayudar a combatir esos dolores, recuperando la funcionalidad y movilidad del atleta, y no es otra que la Fisioterapia deportiva.



Si eres un deportista amateur sabrás lo duro que son los entrenamientos o las competiciones cuando las compaginas con tu vida cotidiana. Tenemos que atender al trabajo, más o menos duro físicamente, a la familia, las labores de la casa, las salidas con los amigos... Y entre una cosa y otra sacas tiempo para poder hacer algo de deporte varias veces a la semana. Si de verdad te gusta y adquieres hábitos, pronto querrás superarte, te esforzaras más y desearas llegar más lejos, más rápido y más fuerte. Ese deseo que te empuja adelante, te motiva y presiona para que cada vez sea más duro tu entrenamiento, puede jugarte una mala pasada. Llevar al límite tu cuerpo no esta libre de lesiones. Pueden ser de pequeña magnitud o algo un poco más grave, pero no hay que preocuparse demasiado, en la mayoría de los casos suelen ser una zancadilla que nos pone el karma para recordarnos que necesitamos hacer las cosas bien y no a lo loco.

Para todas estas lesiones que podemos presentar tenemos a los fisioterapeutas, profesionales de la salud que tienen una formación universitaria en técnicas y métodos para ofrecer soluciones a problemas de salud relacionadas principalmente con los músculos, huesos, tendones, ligamentos y articulaciones.
Un fisioterapeuta no es un masajista, aunque frecuentemente se les relaciona. El fisioterapeuta tiene un arsenal de técnicas mucho más amplios, desde ondas de choque a la EPI ecoguiada. 

Actúan desde tres niveles:

  • Primario. Previniendo y educando antes de que se produzca una lesión.
  • Secundario. Curando procesos cuando ya existe la lesión.
  • Terciario. Recuperando la funcionalidad en patologías y procesos ya instaurados o crónicos.
La Fisioterapia deportiva no solo ayuda a deportistas que hayan sufrido una lesión, sino también a maximizar el rendimiento en su disciplina deportiva. Y un atleta profesional sabe que tiene que dar el máximo rendimiento si quiere ser el mejor y así poder ganar las competiciones.

Si tuviésemos que destacar una especialidad de la fisioterapia, aunque todas son muy importantes, me quedaría con la Podología deportiva. El cuidado del pie debería estar presente a lo largo de toda nuestra vida. No podemos olvidar que nuestros pies van a soportar entre 2 y 4 veces nuestro peso a cada paso que damos. En las personas deportistas aún es más importante, si cabe, el cuidado de la pisada, ya que se trata de un gesto que se va a realizar miles de veces.



Si nuestra pisada no es adecuada no solo repercute a nuestros pies, sino a todo nuestro cuerpo. La articulación que más puede sufrir en relación a una forma de pisar defectuosa es la rodilla. De la misma manera, muchos de los músculos que se insertan en la pierna, tienen otra inserción en el pie. Esto quiere decir que determinadas formas de pisar pueden generar sobrecargas musculares, generadas por la forma de pisar.


Por lo tanto, desde aquí os animo a que consultéis y os intereséis por estos profesionales que antes o después pueden haceros falta, que los conozcáis y sepáis que cosas pueden hacer por vosotros y todo lo que os pueden ayudar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario